Por los derechos humanos más allá de las fronteras

Los derechos humanos han sido encerrados detrás las barreras domesticas impidiendo su aplicación universal a la globalización y su regulación necesaria. Las obligaciones extraterritoriales (ETOs) liberan a los derechos humanos.

Toggle Feature

La Corte Interamericana de Derechos Humanos reconoce la dimensión extraterritorial del derecho a un medio ambiente sano

La Corte Interamericana de Derechos Humanos a reaffirmado en su opinión consultiva OC-23/17 la obligación extraterritorial de proteger y garantizar el derecho humano a un medio ambiente sano (artículo 11 del Protocolo de San Salvador). 

La opinión consultiva es una respuesta a una petición de Colombia pidiendo a la Corte de elaborar sobre las obligaciones de derechos humanos de los estados en relación con el medio ambiente, en el contexto de un contencioso con Nicaragua sobre un proyecto de explotación petrolera en el Caribe. 

En su opinión consultiva de alta importancia la Corte reaffirma la conexión intrínseca entre el derecho a un medio ambiente sano y otros derechos humanos como el derecho a la vida y a la integridad personal garantizados por la Convencion Americana sobre Derechos Humanos. 

La Corte además establece en la opinión consultiva OC-23/17 que la obligación de los estados de proteger a los derechos humanos no se limita a sus fronteras. La Corte clarifica las circumstancias en las cuales la conducta de un estado constituye un ejercicio de jurisdicción por ese estado (parr. 7-78) y dice de manera clara que "la jurisdicción de un estado no está limitada a su espacio territorial" (parr. 95). La Corte reconoce en el párrafo 97 de la opinión consultiva que un estado puede ser responsable por una violación del derecho a un medio ambiente sano más allá de sus fronteras (parr. 97).